Jesús dijo que las Iglesias locales existen para hacer Discipulos (Mateo 28:18-20), y uno de los pasos iniciales para el proceso de formación de Discipulos es el bautismo por inmersión.

Aunque el bautismo no es un requisito para obtener la salvación, este es un mandato para los todos los creyentes y solo para creyentes. Las Escrituras muestran que una persona fue bautizada  después de haber  experimentado arrepentimiento por sus pecados y fe en Cristo Jesús. (Hechos 8:12; 16:30-33). Las aguas bautismales son un recordatorio de la muerte, sepultura y resurrección de Jesús, y un símbolo de la muerte de nuestros pecados y resurrección para una nueva vida cuando llegamos a ser seguidores de Jesucristo

(Romanos 6:3-4).

Puedes ver nuestro Folleto de Bautismo para conocer más. Si estás interesado en ser bautizado por favor llena el formulario aquí.